RecyCrafts.com utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario. Más información. Ocultar.
RecyCrafts.com
5 de Diciembre de 2022 buscador
Síguenos en facebook Síguenos en twitter
Portada > Noticias

Placas solares: 5 errores a desmontar ¡Ya!

31 de Agosto de 2022

Imagen: Pixabay

Los rayos de sol nos dan vida y su capacidad para ahorrar en la factura de la luz al ser una fuente de energía renovable está más que contrastada. Cada vez somos más las personas que pensamos seriamente en la instalación de placas solares en casa. Pero no es una decisión fácil y menos aún si circulan falsos mitos sobre ellas que logran desanimarnos y dejar aparcada la energía solar en la lista de pendientes. Hoy os contamos desde RECYCRAFTS algunos muy frecuentes. ¿Preparados para ahorrar y de paso cuidar del medio ambiente?

1. Colocar placas solares en el norte, ¿un sinsentido? ¡Nada de eso!

Aunque Andalucía es una zona privilegiada por la infinidad de horas de sol que tiene al año en comparación con otras regiones de la geografía española, especialmente las del norte, también allí es una opción recomendable. Apostar por una energía limpia que nos permitirá ahorrar está muy bien vivamos donde vivamos. Lo realmente importante es saber cuáles son los hábitos de consumo reales de la vivienda y si se utilizan ciertos elementos de climatización o piscinas. Estos dos factores son determinantes a la hora de marcar el consumo.

Imagen: EnergíaHoy

La Federación Nacional de Empresarios de Instalaciones de España (FENIE) lo tiene muy claro sobre este tema; asegura que dimensionar correctamente la central fotovoltaica de un hogar pasa obligatoriamente por tener muy claro sus necesidades de consumo. En definitiva, un estudio previo puede ser clave para tomar la decisión final de instalación sí o instalación no. Otra opción es tomar como referencia los estándares preestablecidos de consumo que existen por regiones en nuestro país.

2. ¿Adiós a la red general? No al cien por cien

Es otra de las falsas creencias que circulan por ahí, o que oímos a más de un amigo cuando sale el tema de las energías renovables en las conversaciones. Pues bien, no es cierto que la colocación de un sistema fotovoltaico en casa implique decir adiós definitivamente al consumo de energía procedente de la red convencional. Así lo aseguran los entendidos en la materia y sus argumentos convencen a cualquiera.

Imagen: Ikea

Hay que pensar que a lo largo del año surgen días nublados o lluviosos y también que las horas nocturnas no son productivas. Cuando ocurre esto probablemente sea necesario recurrir al consumo de energía de la red normal, que podrá ser mayor o menor en función de si también hemos invertido en baterías de almacenamiento energético. Si contamos con ellas, proporcionarán energía solar, pero quizá no sea suficiente, si bien es cierto que son garantía de una alta independencia energética. De ahí que la recomendación sea clara: lo más prudente es no desconectarse por completo en previsión de que a lo largo del año puedan darse necesidades concretas de suministro de energía externo. Más vale ser precavidos.

3. Daños colaterales en el tejado de casa. Y eso ¿por qué?

El hecho de que la colocación de placas solares requiera una instalación que solo profesionales cualificados pueden realizar garantiza justo lo contrario a este mito erróneo. El montaje no suele ser excesivamente complicado y en cualquier caso siempre se efectúa con altos niveles de seguridad para evitar que no se produzcan daños en el interior de la vivienda, la cubierta, azotea, etc. Si la estructura de los paneles ha sido perfectamente amarrada a la del tejado no deben surgir problemas.

Imagen: Leroy Merlin

Ahora bien, lo ideal si la casa no es de nueva construcción es plantearse un estudio de la estructura de la vivienda para tener en cuenta sus características concretas. El material principal de la cubierta, el tipo de tejado, su inclinación, etc., son aspectos a tener en cuenta en el cálculo estructural de una central de este tipo.

4. Las subvenciones y desgravaciones, poco beneficiosas. ¡Totalmente falso!

La inversión inicial que supone pasarse a esta energía renovable es justo lo que puede frenar a muchas personas a empezar a confiar en ellas. Sin embargo, el desembolso resulta menos gravoso mediante los planes de ayudas económicas que las comunidades autónomas conceden desde hace años. Merece la pena solicitarlas porque en caso de ser los beneficiados pueden llegar a suponer de media el 30 por ciento de la inversión.

En paralelo a ellas también conviene estudiar detenidamente qué desgravaciones fiscales o reducciones de IBI se contemplan en nuestra ciudad. Estas ayudas públicas a particulares pueden suponer pasar de la teoría a la acción para empezar a disfrutar en casa de energía solar a corto plazo.

5. Demasiada inversión y poca rentabilidad. Pero... ¿quién lo dice?

Esta puede ser la equivocación que definitivamente acabe con nuestros planes de instalar paneles solares en casa. El error comienza en el propio planteamiento; no se debe concebir la instalación como un gasto doméstico de gran magnitud, sino como una inversión de importantes beneficios económicos y medioambientales fáciles de comprobar de forma inmediata. Solo hay que fijarse en la próxima factura de la luz. Aunque de media estos equipos se amortizan transcurridos ochos años, tales beneficios durarán bastante más, alrededor de 30 años.

Imagen: Pixabay

Un falso mito que se suele acrecentar cuando se piensa que la inversión no compensa si además hay que tirar de luz por la noche. Las baterías de acumulación energética son la solución, pues aseguran tener disponible energía renovable todo el día, 24 horas sin interrupción.

¿Convencidos de que las placas solares son una opción energética bastante más viable de lo imaginado a causa de erros como estos?

 

Resto de imágenes: Ikea